Transitando nuevos caminos

charla 3 junio

 

Algunas veces, en la vida, inicias caminos sin ser consciente de que lo estás haciendo. Todavía recuerdo cuando Marisa Moya me contaba entre ilusionada y expectante, que iban a venir Gina y Gigi a dar una formación en su Escuela Infantil, de Disciplina Positiva. Era algo totalmente desconocido en España, y aunque algunas de las cosas que me contaba no encajaban con mis esquemas mentales, creados por la manera tradicional de educar en este país, empecé a leer y a escuchar.

Siempre disfruto escuchando y leyendo a Marisa, porque si en algo coincidimos es en tener la mirada puesta en la infancia, y es maravilloso ver cómo pone voz a los niños desde el respeto y el cariño mas absolutos. Así se sembraron en mí las primeras semillas de Disciplina Positiva, que hoy me llevan a organizar mi primera charla para padres y educadores.

También tengo que agradecerles a Ade y a Lidia que me haya dejado un huequito en su recién estrenado Espacio Terapéutico Gaia, confiando en mi y en esta pequeña aventura que ya veremos donde me lleva, aunque estoy segura de que será un buen puerto.

Pues lo dicho, si te quieres venir a compartir un rato conmigo y escucharme hablar sobre las maravilla de Disciplina Positiva, te espero el viernes 3 de Junio, a las 19:30 de la tarde,  en la calle Carrilejos 86, en Colmenar Viejo. Sería genial que si os animáis a venir, que llamarais para que podamos tener preparado el espacio, podéis hacerlo al 910294834, al 653993109 o al correo electrónico e.terapeutico.gaia@gmail.com.

Os dejo un par de vídeos para ir abriendo boca.

Criterios de Disciplina Positiva

El cerebro en la palma de la mano, explicado por Siegel

 

¿Disciplina Positiva con personas con necesidades especiales?

IMG_3290
Positive Discipline for children with special needs

Rotundamente Si.

¿Qué nos aporta Disciplina Positiva?

     Básicamente nos ofrece una perspectiva diferente del comportamiento humano, así como unas herramientas realmente útiles que van a hacer que mejoren nuestras relaciones interpersonales, con nuestros alumnos, nuestros hijos y con todas las personas con las que interactuamos.

¿Cuál es el “problema”?

     Que no busca solucionar el comportamiento de forma inmediata, el aquí y ahora. Para esto puedes seguir utilizando premios y castigos.

     Disciplina Positiva promueve una serie de herramientas basadas en el respeto mutuo, en la empatía y en la comprensión del punto de vista del niño, potenciando una comunicación efectiva y alentando a los niños a aprender a solucionar problemas.

     Es un acercamiento a la crianza y educación de los niños poniendo el énfasis en enseñarles a ser socialmente valiosos, y a que tengan habilidades que les ayuden a tomar decisiones responsables para una vida más satisfactoria.

¿Entonces también lo podemos aplicar a personas con necesidades especiales?

     Como mencionan en el libro “Positive Discipline for children with special needs”, cuando  Alfred Adler y Rudolf Dreikurs dijeron que todos los seres humanos, a nivel social, tienen la necesidad de pertenecer y encontrar nuestro propio significado, no excluyeron a personas que puedan tener cualquier tipo de discapacidad. De hecho, si lo pensamos bien, todos en algún momento de nuestras vidas vamos a pasar por momentos de mayor o menor dependencia de los demás. Sin duda al principio y al final de nuestras vidas, pero también somos susceptibles de sufrir accidentes y enfermedades que van a hacer que tengamos alguna discapacidad, ya sea permanente o transitoria. ¿A caso esto hace que nos convirtamos en una persona diferente cada vez que nos ocurre algo o cambiamos de alguna manera?

     Efectivamente, como Adler enseñó “toda persona debe ser tratada con dignidad y respeto”, yo añadiría que Disciplina Positiva nos va a ayudar mucho a conseguirlo.

     Las “gafas”/ el enfoque de Disciplina Positiva nos facilita la tarea de comprender la conductas de los otros y de este modo vamos a poder prevenir e intervenir con las herramientas que nos ofrece.

     Dreikurs decía que los niños son expertos en notar y percibir, pero tienen dificultades interpretando lo que perciben del mundo que les rodea, tienden a malinterpretar sus experiencias y perseguir Metas Erróneas. Dichas metas son 4: Atención Constante, Deseo de Poder, Deseo de Venganza e Incapacidad Aprendida. Es importante tener en cuenta que la tendencia a tomar decisiones basadas en interpretaciones erróneas aumentan cuando son niños sobreprotegidos, desatendidos y cuando tienen algún tipo de dificultad.

     Pero cuando hablamos de personas con necesidades especiales, es importante añadir un tipo de comportamiento que en Disciplina Positiva se llama “comportamiento inocente”,  que está plenamente relacionado con la discapacidad que tiene dicha persona. Por ejemplo: Los tics, sonidos, etc.. que realiza una persona con el Síndrome de Tourette. Es importante reconocer este tipo de comportamiento inocente, ya que cuando se malinterpreta la intención de esta conducta podemos hacer que las personas con necesidades especiales relacionen dicho comportamiento con su sentimiento de pertenencia. Soy importante y/o soy tenido en cuenta, cuando mis conductas están asociadas a mi discapacidad.

     Resumiendo, ante los comportamientos inadecuados basados en las 4 Metas Erróneas, Disciplina Positiva nos brinda unas herramientas muy interesante que vamos a poder utilizar. En muchas ocasiones será necesario adaptarlas a las características individuales de cada persona con necesidades especiales, con lengua de signos, pictogramas, fotografías, secuenciadas en pasos muy muy pequeños, etc…

     Y al mismo tiempo tenemos las terapias convencionales que van a intervenir para mejorar, entre otras cosas, los “comportamientos inocentes”, a la vez que utilizamos Disciplina Positiva.

     Es cierto que en algunas ocasiones nos podemos encontrar con comportamientos disruptivos bastante serios, tanto en el aula como en casa. Podemos sentirnos frustrados y creer que son más útiles las herramientas a corto plazo, ya que el largo plazo que nos ofrece DP, puede parecer muy lento y muy lejano. En estos caso, como dice Jane Nelsen, “a veces tenemos que dejar de abordar la mala conducta y sanar antes la relación”. Sabemos que esto no es sencillo y que el cambio de metodología puede hacer que al principio parezca que las cosas están empeorando. Es la resistencia a los cambios, solo es cuestión de perseverar. Con Disciplina Positiva no conseguiréis ser unos padres o profesores perfectos, ni evitaréis los retos en las relaciones con vuestros hijos o alumnos. Pero lo que si conseguiréis es que poco a poco, el respeto, la firmeza y el cariño sean la base de vuestras intervenciones, y por esto merece la pena todo el esfuerzo.

“Ten el valor de ser imperfecto. Trabaja para mejorar, no para la perfección.” Rudolf Dreikus.

Aquí nos podéis ver a la siempre maravillosa Marisa Moya y a mí, hablando de Disciplina Positiva en Mamicenter