En Drawing ED 16

Captura de pantalla 2016-06-19 a las 9.43.01
Reunión deMentes Digitales, disfrutando del post-evento
Escuchar a Tamara Orozco (@tamaraorozcoh) hablar ilusionada del evento educativo que estaban preparando desde la Fundación Créate para este fin de semana, hacía que tuviera claro que no me lo quería perder. La sorpresa fue que vivirlo ha sido mucho mejor de lo esperado, aunque sin duda que compartir la experiencia con Ana (@MestraPrimaria), Estrella (@starpy), Abraham (@Abramchu), Jordi (@JordiJubany), Paco (@pacogascon), Andrés (@acabana68), Clara (@AgoraAbierta) y Carmen (@educandoando), pudiendo debatir y contrastar opiniones y vivencias desde distintos ámbitos educativos, ha convertido dicho evento en tremendamente enriquecedor y divertido.

Sin duda el programa era muy interesante pero con el inconveniente de tener que elegir entre asistir a los talleres o al auditorio. Al final me decanté por quedarme en el auditorio sabiendo que me iba a perder experiencias realmente importantes.

Voy a intentar ser breve y transmitiros mis sensaciones de lo vivido en el auditorio, destacando alguna frase de los ponentes.

Empezamos la mañana con Juan Luis Arsuaga, y con mis dudas de lo adecuado de un Catedrático en Paleontología en un evento educativo. Pues no solo consiguió sorprenderme, también consiguió enamorarme su discurso. Nos habló de evolución, de la importancia en los cambios de alimentación en la prehistoria, del fenotipo extendido, el uso de instrumentos y de la utilización de adornos que nos lleva al simbolismo, la proyección de ideas en materiales que se transforman en objetos útiles, etc.. También dijo que la evolución se produce gracias a la diversidad, desde las mutaciones y los individuos “raros” que no hacen las cosas como los demás, ya que la homogeneidad no produce progreso. Y concluyó con la idea de que tenemos que cuidar el planeta, que es la casa de todos pero no nos pertenece a ninguno.

Seguimos con Eric Finegood hablándonos de auto-regulación y de funciones ejecutivas, explicando la necesidad de trabajar desde muy pequeños para marcar diferencias.

En este momento del día comienzo a relacionar todas las ponencias con las enseñanzas de Marisa Moya, cómo ella vincula y explica todo lo ya descrito por Adler y Dreikurs con los últimos avances en Neurología, Neuropsicoeducación. Hay muchas maneras de nombrarlo, pero sin duda este es el camino a seguir en educación, espero que haya más maestros de acuerdo con esto y dispuestos a formarse para cambiar sus prácticas educativas.

A continuación podemos ver a Francisco Mora Teruel, hablando de la necesidad de un cambio de paradigma, y de utilizar en el aula lo que ya conocemos del funcionamiento cerebral. De cómo se cambian los cerebros con el aprendizaje, de neuroplasticidad y ventanas de aprendizaje. Pone de manifiesto el desconocimiento de los efectos en el cerebro, a largo plazo de determinadas medicaciones que se están utilizando con niños. De la importancia de los tiempos y focos atencionales individuales. No pueden faltar su “jirafa” y su “solo se puede aprender aquello que se ama”. También habla de la ineficacia de los castigos, relacionándolo con la necesidad de utilizar premios y refuerzos (con lo que no puedo estar más en desacuerdo, a pesar de haberlo utilizado en otros momentos). Nos transmite que tomamos ideas matizadas por la razón, pero determinadas por la emoción, y que nuestro cerebro trabaja principalmente para estar vivo. “Mientras se está vivo no se deja de aprender”.

Ya en la tarde llega la ponencia de Manfred Spitzer. También empieza hablando de neuroplasticidad cerebral y ventanas de aprendizaje, resaltando la importancia de una intervención temprana. Nos dice que el cerebro es maravilloso ya que cuanto más contiene en su interior, más es capaz de almacenar. La importancia de asignaturas como la música, el deporte, el teatro (incluyendo en él el juego simbólico y de rol), así como los trabajos manuales. Pero comienza la controversia cuando asegura que el uso de dispositivos móviles merma nuestras capacidades, llegando al punto de hablar de “demencia digital” y de comparar los efectos de la tecnología con los efectos del tabaco. Menciona que el conocimiento está en el cerebro y que lo que está en la nube es información.

Después Bruce Homer aparece para hablarnos en favor de la tecnología y del juego utilizados en el aprendizaje. Nos cuenta que los videojuegos hablan el mismo idioma que los chicos, y que son la mejor manera de aprender, ya que se aprende jugando. Habla de que en el juego el error está permitido y es aprendizaje (en mi opinión deberíamos dejar de penalizar el error en la vida real y darnos cuenta de que es una oportunidad de aprendizaje). Una de las ventajas es la autoevaluación inmediata. Aunque sin duda hay que tener en cuenta varios factores para garantizar una buena práctica educativa.

La última ponencia de la tarde viene de la mano de Mónica Martínez, asesora de educación en La Casa Blanca. Ella viene a hablarnos de su libro 😉 Sin duda hay que agradecerle su esfuerzo para dedicarnos unas palabras en español tanto al inicio como al final de su charla. Nos habla de sus investigaciones, y de la dificultad que tienen para establecer qué es lo que deben aprender. Ella se centra en la necesidad de unas competencias básicas para un buen aprendizaje. Conseguir que los alumnos tengan pensamiento crítico, solucionen problemas complejos, tengan comunicación efectiva y trabajen de forma cooperativa, y por supuesto la capacidad de aprender a aprender. Habla de estrategias que conectan el aprendizaje con la realidad.

Como comentaba al principio de este post, una pena haberme perdido los talleres de Jose Ángel Murcia, Javier Monteagudo y Juan M. Núñez. Sé de primera mano que han sido realmente útiles y provechosos, pero ya que he tenido la suerte de poder verles en anteriores situaciones, puedo asegurar sin duda alguna que si tenéis la oportunidad de asistir a algún evento en el que estén como ponentes, no debéis desaprovecharla.

Finalizando la tarde hubo una mesa redonda con la inestimable participación de Núria Miró (@nmiro), Andrés E. Cabana (@acabana68), Mª del Mar Santos (@msgmar), Mónica Martínez (@drmonie) y Bruce Homer (@BD_Homer), y haciendo un gran trabajo como moderadora Isabel Fernández (@IsabelFeMa).  Fue muy enriquecedor ver tres realidades muy diferentes de la educación en España, donde se puede comprobar que el buen uso de la tecnología no está reñido con el trabajo manual, la música, el deporte, el teatro, etc.. Resaltar la frase de Andrés “Ninguna práctica educativa debe convertirse en rutina”, a Mª del Mar resaltando la importancia de ofrecer todas las posibilidades que se tengan a mano para que aprendan, y Núria hablando de Inteligencias Múltiples, de apostar por una tecnología creadora que llega al aula después de un cambio en la metodología. La necesidad de evitar alumnos tecnodependientes haciendo que la tecnología sea capacitadora.

No puedo olvidarme del maravilloso trabajo durante todo el día de @dibu2pia, dibujando las ideas que transmitían todos los ponentes. 

Y sin duda la sorpresa, el broche dorado llegó de la mano de El Chojin (@ElChojin_net). “La clave para ser realmente libre, ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites”

Felicidades a la Fundación Créate por este evento y en especial a Tamara por su gran trabajo.

Taller de Disciplina Positiva en el Aula

Featured image

Este fin de semana estuve en un Taller de Disciplina Positiva en el Aula, organizado por Marisa Moya en su Escuela Infantil, acompañada por Guillermo Rodríguez, profesor de secundaria, ambos facilitadores de Disciplina Positiva.

Comenzamos el taller con una introducción al funcionamiento del cerebro, tan importante para poder entender cómo nos comportamos adultos y niños, para poder decidir en qué momento necesitamos serenarnos o posponer una acción hasta el momento en el que podamos razonar con nuestra corteza prefrontal. En este sentido muy recomendable el libro El cerebro del niño tanto para educadores como para padres, ya que su autor consigue explicar de una manera sencilla algo tan complejo. Durante el taller reflexionamos sobre que cualidades queríamos que tuvieran nuestros alumnos cuando fueran adultos, y sobre las herramientas que estábamos utilizando. Llegamos a la conclusión de que teníamos muchas cosas que cambiar.

Hablamos de cómo se tratan los errores en casa o en la escuela, de cómo se castiga y se premia, de las creencias erróneas, de las luchas de poder y sus repercusiones.

Entendimos la importancia de trabajar las emociones, la capacidad de empatizar, lo fundamental de la conexión y el sentimiento de pertenencia. Cómo se trabaja la responsabilidad y la capacitación de los alumnos desde la asunción de las consecuencias naturales y/o lógicas. Y sin duda la diferencia entre alabar o animar/alentar, si queremos personas con una buena autoestima que actúen movidos por una motivación interna. La diferencia entra un tiempo fuera positivo o el tiempo fuera al uso (la silla de pensar, mandar al pasillo o al despacho de dirección, etc..). La importancia de la escucha activa y de una buena comunicación con los alumnos. Cómo hacer uso de una crítica constructiva, atendiendo a la acción realizada y a la forma en la que se podría realizar y no a las características de la persona.

Sinceramente no me cabrían en este artículo todas las cosas que aprendimos, y lo que es peor, no sería capaz de trasmitirlas con la pasión y el conocimiento que tiene Marisa, ni con la capacidad de síntesis y la calma que transmite Guillermo.

Sólo espero haberos puesto los dientes largos y que estéis deseando hacer este taller, ya que de verdad que merece la pena y va a ser una herramienta muy útil en vuestro trabajo. Y si todavía no lo habéis hecho, va a conseguir que cambiéis vuestra mirada.

Gracias Marisa, Guillermo y todas las personas que disfrutasteis conmigo el taller.

IMG_0976 2